Miércoles 28 de julio de 2021

Entrevista a Juan Ramón Cabral

Zoom a una historia detrás de cámara

Casualidad o causalidad, quizás resulta incluso nimio pensar en los motivos que llevaron a Juan Ramón Cabral a acercarse y adentrarse en el mundo de la fotografía, un camino sin retorno, del cual se apropió y convirtió en una ventana para desplegar y compartir su arte, que fue perfeccionando y adaptando en función de las modas y la llegada de la querida y odiada digitalización, sorteando avatares y altibajos, reinventándose permanentemente, con la vigencia y experiencia de tres décadas como fotógrafo profesional en la ciudad de Posadas. A continuación, compartimos la entrevista completa:
Juan Ramón Cabral

¿De qué manera incursionaste en la fotografía como profesión?
(…) circunstancias de la vida me llevaron a ser fotógrafo (…) en principio no pensaba serlo porque de chiquito, a los 10 años, empecé a vivir con un señor que se dedicaba a la fabricación de guitarras y pensé que iba a ser mi perfil de profesión, como artesano, me dedicaba a la reparación y todo eso hasta los 16 años más o menos. Bueno, después de terminar la primaria y secundaria entré a la Facultad de Ciencias Económicas con la idea de seguir la carrera de contador público, hice dos años y por razones ya de compromiso de vida digamos, donde con mi novia nos hicimos responsables de nuestro primer hijo (…) a partir de ahí el compromiso ya era formar una familia, lo cual me llevó a dejar la facultad (…) en ese momento conozco a una persona (…) que también se inició en la fotografía acá en Posadas, Ángel Giménez, quien me ofreció la posibilidad de trabajar con él; en principio era un simple secretario (…) pero me interesó mucho el tema de la fotografía, entonces fui interiorizándome a través de libros para poder tener un conocimiento teórico sobre el manejo de la cámara, sobre lo que es la fotografía, en fin, y a su vez lo fui llevando a la práctica (…) primero con mis propios hijos y otros familiares, y al ver los resultados con el tipo de fotos que iba capturando, Ángel destaca mi habilidad para esto con la seria posibilidad de insertarme en el campo laboral más comprometido y así fue como inició todo.

¿Cómo fueron tus primeras experiencias en el campo laboral?
(…) empecé a trabajar de manera profesional haciendo trabajos de distintos tipos al punto de ser la mano derecha de la empresa “Ángel Estudio Fotográfico”, pero desde el principio tenia la idea de independizarme respecto al trabajo, hasta que, llegada la oportunidad, en el año 1995, decido tomar vuelo en esto de forma independiente.
(…) como en casi todas las cosas no fue fácil pero si tengo que agradecer a quien me dio una gran posibilidad (…) Ariel Saidel, con quien en el año 1997 pusimos un local, paralelo al que él ya tenía, ofreciendo así nuestros servicios (…) estuvimos más o menos dos años trabajando con “Estudio 245” hasta que decidí quedarme solo y, después, formé un grupo de trabajo con otros compañeros, Jorge Acosta y Enrique Rios, ofreciendo el servicio de filmación y fotografía, trabajamos por un tiempo con el nombre “Imaginarte”  hasta que se disolvió el grupo y a partir de ahí si, prácticamente trabajé solo.

Así, fui rotando en distintos lugares, oficinas o locales hasta que en el 2015 decidí poner una pequeña oficina en mi domicilio particular, “Imagen Digital”, por calle Beethoven de Posadas (...) pero en 2018 tuve que cerrar dicho espacio físico.

No obstante, también ofrezco clases para aquellos que necesiten o quieren interiorizarse respecto a un mayor conocimiento en el tema de manejo de cámaras, conceptos de fotografía, en fin, porque hay muchas personas que compran cámaras y por ahí no saben darle el uso correspondiente (…)

¿Qué tipo de fotografías caracterizan tu trabajo?
La mayor parte de mi actividad fueron los eventos sociales, casamientos, cumpleaños, pero también he hecho muchas coberturas periodísticas de festivales, de personajes políticos, para campañas, afiches, peritajes, inauguración de obras (…) en ese sentido soy bastante abarcativo, no me resumo solamente a ser paisajista o retratista (…)

También tuve la oportunidad de enseñar para la carrera de diseño gráfico en el IPESMI y en el ISET para la carrera de periodismo, siempre en la parte de fotografía.

¿Qué buscas transmitir a través de ellas?
Más que nada las fotografías tratan de sostener en el tiempo una instancia, un momento, un recuerdo, algo que muchas veces nuestra mente puede tener el registro de ciertas cosas que han sucedido, pero si va acompañado de un registro fotográfico es mucho más simple y fácil de poder detallar esos momentos vividos o acontecimientos que pueden surgir en la vida (…) a través de una fotografía. Creo que no solamente es una imagen sino más bien es un documento respaldatorio para muchas cosas, podemos probar hechos que han sucedido. Por ejemplo, nos cuentan que en la década del 50 las Cataratas del Iguazú estuvieron sin agua, pero cuesta llevarlo a la imaginación (…) si no es a través de una fotografía que te lleva a ese recuerdo (…) nosotros, los fotógrafos, de cierto modo detenemos el recuerdo en el tiempo (…) otro ejemplo, el puerto como era, hoy no existe, únicamente una fotografía puede demostrarlo.

Las imágenes transmiten de todo, sentimiento, energía, nostalgia, amor, y yo creo que la actividad del fotógrafo es una parte fundamental en el desarrollo cotidiano tanto a nivel social cultural y por qué no político o ambiental (…) Así que, es una lástima que hoy por hoy se está perdiendo esos valores que dignifican a quienes están detrás de una cámara todos los días, tratando de plasmar en el tiempo los recuerdos.

¿Qué desafíos te significó la digitalización en el uso de las cámaras?
Por suerte en mi caso fue bastante rápido y no fue tan difícil es mas no tuve que hacer cursos muy sofisticados sino más bien fui aprendiendo con el tiempo y adquiriendo ese conocimiento (…)

Si bien es cierto que antes no se trataba solo de tener una cámara, poner el foco y sacar la mayoría de los fotógrafos también tenía que tener conocimiento de laboratorio conocer de revelados y más, lo que complementaba dando la idea de un fotógrafo bien formado (…)
Cuando todavía se utilizaban negativos y todo eso quizás la competencia era menos difícil porque estaba la habilidad y nada más (…) uno cargaba los negativos y empezaba a sacar y hasta que no se revelaban uno no sabía el resultado.

No había tiempo para prueba y error, tenías que ser puntual porque sino después el negativo se veía afectado con fotos oscuras, movidas y no había segunda oportunidad para volver a repetir porque el momento ya pasó (…) en cambio, con las digitales hay más momentos para repetir y chequear hasta alcanzar un resultado más óptimo.
Asimismo, un fotógrafo no puede estar mirando permanentemente a prueba y error hasta encontrar el acierto porque se supone que ya conoce cuales son las condiciones necesarias en cada situación, por ejemplo, si es una foto en deporte sabe que tiene que trabajar a una velocidad distinta (…)
(…) para eso hay determinada configuración que se debe conocer y que, hoy por hoy, con la digitalización hay muchos más recursos y herramientas que te permiten (…) ese laboratorio ahora está dentro de una computadora.

¿Cuál fue el efecto de la pandemia en tu trabajo?
Bueno, el último año 2020, fue difícil, complicado, como para muchos, dado que estaba totalmente inactivo todo lo que sean eventos sociales, reuniones, y obviamente que nuestra actividad se vio directamente afectada.

Ahora en este 2021 seguimos esperando a ver si hay mayor apertura como para seguir ofreciendo los servicios y de esa manera poder sostenerse económicamente, ya que nosotros no entramos en el grupo de asistencia del estado como los ATP, sino que somos pequeños trabajadores que si no estamos dispuestos a pelearla día a día buscando un mercado, buscando una forma de solventarnos, está bastante complicado, así que tenemos la gran esperanza de que a partir de la finalización de esta temporada invernal haya una mayor apertura a todas las actividades económicas y eso nos habilite a desarrollarnos nuevamente (...)

¿Te quedan proyectos pendientes?
Quizás si mejora nuestra actividad laboral pos pandemia, por decirlo, tratar de brindar un servicio más específico no solo a nivel de eventos sociales sino de tipo fotografía en estudio, con otra tranquilidad, actualmente dispongo de todo el equipo, pero no del estudio como antes (…) cuando tenga la oportunidad quizás me presente en una exposición fotográfica (...)

¿Cómo es Posadas en términos de mercado de oferta y demanda para esta profesión?
Creo que en Posadas estamos ofreciendo lo que es el servicio básico, en otras épocas y con la intervención de referentes como el señor Pozzi, quien se preocupó mucho por la formación del fotógrafo y ha logrado en varias oportunidades traer fotógrafos de prestigio nacional, avalados a veces por empresas como Fuji o Kodak para hacer eventos de capacitación en la ciudad, jornadas, a veces, de dos o tres días donde venían a dar charlas, explicaciones de técnicas, iluminación, etc. (…) lo mismo el laboratorio Rolando (…) trayendo gente de Buenos Aires, fotógrafos prestigiosos, profesores de la UBA o fotógrafos de empresas importantes de la capital (…) y eso hace mucho no se está dando.

Acá solo tenemos cursos básicos mínimos, sería bueno que el día de mañana pueda abrirse una escuela de fotografía.

¿Qué opinión tenés respecto a la valoración que se otorga al trabajo del fotógrafo?
(…) muchas veces veo que la necesidad actual lleva a que muchos colegas tengan que minimizar su valor de trabajo o de conocimiento con tal de tener un efectivo, por así decirlo, a lo mejor no está en su mejor gusto o satisfacción pero tiene que hacerlo por necesidad y eso tiende a ser repetitivo y termina marcando un valor en el mercado, entonces cuando uno trata de valorar lo de uno mismo ya sea por conocimiento, equipamiento, tiempo invertido, llegan los reclamos por los precios (…) entonces creo que está en uno el poner valor a su trabajo (…) también hay que entender que es amplia la diversidad de público o consumidores donde algunos prefieren una simple imagen mientras que otros buscan calidad de imagen, entonces ahí está la diferencia (…)

Cada fotógrafo trata de alcanzar su mejor nivel, algunos que de pronto lo reconoce el mercado, que tienen mayor relevancia y otros que directamente no trascienden, pero eso no significa que sea mal fotógrafo, tal vez no encontró el camino o la canalización como para hacer notar su trabajo o la falta de medios suficientes (…) también el equipamiento es muy importante para poder brindar un mejor servicio (...)

Por otra parte, y tal como plantean otros colegas, en los medios tampoco dan el valor adecuado a esta profesión (…) y eso pasa por falta de nuclearse en una representatividad como por ejemplo los reporteros gráficos que cuentan con un grupo que los representa (…) y (…) sus derechos, pero, el fotógrafo que no es reportero gráfico, que no trabaja para prensa, es como que esta desamparado, no tiene un aval, un sindicato, una asociación que lo integre y respalde (…)

Hace muchos años existió una asociación de fotógrafos profesionales de Misiones que llegó a tener a Juan Jacquier como presidente y que mejoró mucho la situación de trabajo (…) incluso se llegó a tener una lista de precios que ayudó a que nadie cobre por debajo o por demás, pero fue algo que no duró, se intentó muchas otras veces, pero tampoco se logró esa unión.

Creo que eso fue a causa del individualismo, donde cada uno trata de ser más que el otro, en su propio ego, en vez de unirse para que todos crezcan y la profesión se valore (…)

Entrevista: Cinthia Toledotoledomoracin@gmail.com

Banner Carlos Anibal Monedutti. Abogado Banner Expreso Jet